HORIZONTES DE DIAGNÓSTICO

El perfil del suelo es el reflejo objetivo de su formación, sintetiza su historia. Abarca la sección transversal de un corte desde la superficie hasta la roca subyacente y sus capas se denominan horizontes. Los horizontes situados encima del material originario (horizonte C) se designa colectivamente por la palabra latina solum.

En los horizontes de diagnóstico se evita al máximo los análisis complicados de suelos, indicando entre paréntesis otra característica indicadora. Sin embargo, para la mayor parte de los suelos basta con dominar la determinación de textura del suelo al tacto, papel PH, una carta de colores, conocimientos elementales de geología, suelos)’ botánica.

Cuando se empieza a manejar la clave, es conveniente leer todos los horizontes de diagnóstico y la clave en sí, con la práctica, esta labor es simplificada.

Horizonte A mólico

Tiene un pH de 5.5 (saturación de bases en el complejo de intercambio mayor de cincuenta por ciento) un tono en el color menor de 3.5 cuando húmedo y 5.5 cuando seco y estructura bien desarrollada.

Horizonte A úmbrico

Es casi igual al mólico pero con pH menor 5.5 (menos del cincuenta por ciento de saturación de bases) y estructura débilmente desarrollada.

Horizonte salino

Este horizonte tiene un enriquecimiento secundario de sales más solubles en agua fría que el yeso, mayor al veinte por ciento. La vegetación de romerito Suaeda nigra y zacate salado Disticlis spicata, son buenos indicadores. Las hojas coriaceas en especies que normalmente no son así, son indicadores de salinidad o sequía

Horizontes A hístico

Se encuentra saturado con agua (áreas pantanosas) durante alguna estación y contienen al menos veinte por ciento de materia orgánica si los suelos no tienen arcilla o mayor del treinta si tienen cincuenta por ciento de arcilla, para texturas intermedias; los contenidos de materia orgánica son proporcionales.

Horizonte B argílico

Contiene arcillas eluviales dispuestas en capas sobre los poros y agregados y debe ser mayor (tres por ciento) que el horizonte superior eluvial (Horizonte A).

Horizonte B spódico

Su principal característica es su textura comúnmente gruesa sin cutanes y generalmente subyace al horizonte álbico.

Horizonte B nátrico

Además de las características del B argílico tiene estructura columnar y más del quince por ciento de saturación de bases ‘con sodio intercambiable.

Horizonte B cámbico

Es un horizonte alterado generalmente por erosión, de color claro y muy poca materia orgánica.

Horizontes cálcicos y yesosos

Ambos tipos de horizontes deben tener más del quince por ciento de carbonato de calcio o yeso respectivamente, que el estrato subyacente. Entre la vegetación indicadora sobresalen Bouteloa Chaseii.

Horizonte gléyico

Ocurre en los cincuenta centímetros a partir de la superficie, debido a anegamiento pronunciado, con color azul (mayor que 10 Y) que cambia al exponerse al aire y/o por moteado prominente de tono más bajo que el suelo.

About these ads

~ por daran10 en febrero 1, 2009.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.